Aaron, de 8 años: “Mi madre me ha prometido que nunca viviremos debajo de un puente”