Desahuciados y víctimas de accidentes de tráfico viven el mismo estrés postraumático