Unos 150 gitanos desalojados de un asentamiento ocupan la basílica de san Pablo de Roma