Siguen desalojados tres días después del enorme incendio que destrozó sus casas en Marín