Los niños desaparecidos de Godella estaban enterrados “separados, en dos espacios distintos”