No descartan un posible ajuste de cuentas en la muerte de dos franceses por disparos