El lento descenso del nivel de la inundación del Ebro impide iniciar las labores de achique en Tudela y en Buñuel