Llega la desconexión digital (si el jefe lo permite)