El descuartizador de su madre fue bajando poco a poco los trozos a la basura