Siete horas desesperadas en Teruel detrás de Norbert Feher, el asesino de los guardias civiles y un ganadero