Las desigualdades sanitarias en Europa podrían empeorar