Un macro despliegue policial ha evitado otra noche infernal para los vecinos de Blanes