40 años después de sus crímenes, Charles Manson sigue siendo un icono del mal en EEUU