Un año después del terremoto en Haití, 380.000 niños viven hacinados en campamentos