Tres días después de la tragedia, los vecinos con la ayuda de voluntarios siguen limpiando casas enteras