La destreza del ejército británico para el camuflaje es inaudita