Los destrozos de Gloria afectan sobre todo a la Comunidad Valenciana: palmeras caídas y playas irreconocibles