Un pueblo de Salamanca contrata detectives privados para vigilar la recogida de las cacas de los perros