Seis agentes, heridos por mordeduras y golpes durante la detención de uno de los delincuentes más buscados de Granada