El detenido por la muerte del niño de Málaga lo tenía todo planeado