Los detenidos por la agresión del metro de Santa Coloma vivían en una casa okupada en condiciones insalubres