Los once detenidos por yihadismo tenían intención de atentar en Cataluña