Una décima parte de las víctimas del acoso escolar ha pensado en suicidarse o autolesionarse