Los jóvenes celebran su día internacional preocupados por el paro, la precariedad y la educación