Un récord de 70,8 millones de personas se han visto forzadas a dejar sus hogares en el mundo