El diagnóstico precoz, determinante para mejorar el pronóstico de niños con enfermedades neurológicas