El diagnóstico precoz podría evitar el 90% de los casos de ceguera producidos por el glaucoma