Tres días después, Menorca sigue a oscuras