Le dieron dos años de vida y dejó a su esposo e hijos para recorrer el mundo