Nuestra dieta también afecta al cambio climático