Una embarazada australiana sigue una dieta estricta que incluye 10 plátanos diarios