El secreto de la fuerza de los gladiadores estaba en su dieta