La dieta mediterránea y el ejercicio físico, lo mejor contra la obesidad