Las dietas vegetarianas, asociadas con un menor riesgo de muerte