La diferencia salarial entre las jefas y los jefes llega al 32 %