Los padres del niño enfermo de difteria viven desconsolados por su situación crítica