Difuntos rentables, cuando los muertos dan más dinero que los vivos