Cuando se giró… ¡el dinosaurio estaba allí!