El director de la DGT elude la autocrítica y dice que no tiene competencias para cerrar la AP-6