El director de los Mossos anuncia que usarán chorros de agua para controlar disturbios