El director del OIEA rechaza los paralelismos entre Chernóbil y Fukushima