La directora de Greenpeace dice que "la política energética es indefinida y obstaculizadora"