El discapacitado y los detenidos por vejarle pactaron por escrito el reto