Con 16 años y parálisis cerebral cuenta cómo muchos conductores de autobús no la dejan subir