El disfraz usado por Montserrat González podría ser un agravante