Disfrutar de Madrid en julio y agosto es posible