La dismorfofobia, ¿detrás de los cambios radicales de imagen?