Una masa de aire muy cálido y seco dispara los termómetros