Una disputa familiar, tras el tiroteo de Barcelona