Lo que la pared de un conocido dj esconde: todo un mundo de Lego